Santiago: «Ahora es imposible un cura jugando en Primera División»

En la sección “Historias con nostalgia de tribuna” del programa de Radio Valle Viejo “La Deportiva 104”, que conduce Hugo César Chacón, entrevistaron a Fray Luis Santiago, el Padre que integró el plantel de Defensores de Esquiú que se consagró Campeón de la temporada 1965 en el Campeonato Anual de Primera “A”, con alta puntuación pero con la particularidad de no haber tenido ningún expulsado ni sancionado en todas sus divisiones.

Ya instalado en Piedra Blanca, su comienzo en el fútbol fue anecdótico. Se le rompió la motoneta con la que andaba y le recomiendan que lo vaya a ver a Martín Jodar. “Nos pusimos a charlar y a ver la moto. Terminamos conversando de que nos gustaba el fútbol y me dice: ‘Mire padre, el domingo jugamos el partido casado contra solteros ¿no quiere Ud. venir a jugar?”, recordó sobre su debut. En Racing jugó en la tercera y hasta de suplente en la reserva cuando no eran en Buenos Aires: “Tuve que viajar a Buenos Aires para pedir el pase”..

“Yo desde los 14 años ya jugaba al fútbol”, contó y agregó: “Tenía un físico grandote, me gustaba jugar al fútbol y corría”. Evocando a sus compañeros, indicó: “Empezamos a jugar recién llegado a Primera “A”, porque estaban en Primera “B”. Teníamos un lindo equipo”.

También formó parte de la charla Oscar Vergara y dejó su recuerdo sobre Segura: “Se notaba que él había hecho una escuela de fútbol en el fútbol grande, en el fútbol profesional. Se notaba eso. Tenía una potencia. No sé si llegaba al 1,90 pero tenía esa potencia que no lo dejés escapar con la pelota porque cuando iba en carrera… Lo más lindo que tenía era cuando le pegaba a la pelota, tenía un patadón. No te le pongas porque capaz que te metía con la pelota dentro del arco”.

Entre tantas anécdotas, recuerdos a compañeros y el cuerpo técnico, Segura reflexionó: “La vida ha cambiado y ha cambiado todo por supuesto. El hecho de que un cura esté jugando en una Primera División, ahora es imposible de ver eso”. En el cierre, toda su emoción para saludar a Piedra Blanca.

Escuchá la nota completa: