Cano: «Fue una locura. Todos corrían y sentí como me pasaban los disparos cerca de la ojera»

El pasado domingo, se dio el hecho lamentable de una balacera en Mendoza en el encuentro entre Huracán Las Heras y Ferro de La Pampa. Los jugadores, la terna arbitral y todos dentro del campo de juego salieron corriendo como podían ya que las balas llegaban donde ellos estaban.

En la terna arbitral había dos árbitros catamarqueños, uno actuando como línea que es Federico Cano y el cuarto árbitro, Ezequiel Agüero. El árbitro Cano habló en exclusiva con Botineros y contó la situación.

Comenzó relatando: «Fue algo que nunca hubieramos imaginado vivir. Una locura, fue todo de película. Llevábamos 32 minutos del segundo tiempo, Huracán Las Heras ganaba 3 a 1 y antes del partido sabía que estaba eliminado. Cuando se hace un cambio escuchamos tiros detrás de donde yo estaba pero en la parte de afuera, y pasaron unos segundos y se escuchan mas cerca».

Siguió: «Yo le informo eso al árbitro por intercomunicador porque lo estaba escuchando y porque me informó un policía que estaba cerca mío. Ahí paramos el partido porque vemos que ingresa un hincha de Huracán y se puso pegado a la saranda dentro de la cancha. Cuando nos juntamos la terna para hablar sentimos disparos disparos dentro de la tribuna y lo más feo llegó cuando vimos que estaban disparon para dentro del campo de juego».

«Le pegan al Director Técnico visitante en la parte de la axila que por suerte le rozó porque hubiera sido mucho más grave, lo podría haber matado. Después los tiros pasaron muy cerca. A mí me pasaron dos cerca de la oreja. La Policía dijo que no hubo menos de 30 disparos dentro del campo de juego».

Continuó aclarando: «Para mí fue una interna entre la barra donde la Policía no pudo actuar rápido porque se sorprendieron. Todos salían corriendo para donde fuese. Yo me tiré al banco de suplentes con algunos jugadores de ambos equipos y los disparos daban en el techo del banco. Fue realmente una locura que por suerte hoy la podemos estar contando».

Escuchá la nota acá