Chazarreta: «Catamarca me abrió sus puertas, la defiendo y me siento uno más» (AUDIO)

Uno de los grandes futbolistas que llegaron y se radicaron en la provincia es sin dudas Andrés Chazarreta que hizo gran parte de su carrera como DT llegando desde Buenos Aires y quedándose a hacer su vida en Catamarca.

Volvimos a refrescar su carrera donde dialogamos con él y dijo: «Hice las Inferiores en Platense donde llegué a jugar hasta cuarta división. Por un problema familiar me fui de Buenos Aires y jugué en Gimnasia de Jujuy en el año 1972-73, luego jugué dos años en Brasil hasta que hice el servicio militar».

Y siguió: «No pude volver a Brasil y me probé en Mitre de Posadas donde quedé y jugué el Nacional del 75 donde jugamos contra grandes equipos como Colón, River, Talleres y más donde quedamos últimos cómodos (risas), pero fue una linda experiencia».

Su llegada a Catamarca: «Llegué a jugar en Villa Cubas donde solo jugué tres meses y hubo problemas económicos en el club y ahí comenzó mi debacle pero me sirvió para conocer gente que aprecio mucho como Víctor Dimitru que es mi compadre y me abrió las puertas de su casa y me dio un plato de comida por lo que estoy siempre agradecido. Hubo muchas personas que me brindaron su ayuda como mi esposa que en ese momento era mi novia».

«Como acá no tenía posibilidades me volví a Jujuy a jugar en el Deportivo Aleberdi pero me surgió la posibilidad de volver a Catamarca a Policial donde me ofrecieron un trabajo fijo o un sueldo y volví, más porque también tenía mi novia que ahora es mi esposa», siguió.

Siguió hablando de su estadio en Catamarca: «Jugué es Regional del 77 con Policial, luego jugué en casi todos los equipos locales que le tocaba jugar el Regional. En el 79 jugué en Juventud Unida de Santa Rosa y en un partido ante Gimnasia de Salta a los salteños les gustó como jugué y me ofrecieron irme a Salta. Me fui a jugar a Gimnasia y dejé todo, allá salimos campeones y hasta que me dieron el ultimátum, era mi familia o el fútbol así que me tuve que volver».

«Me volví y me la tuve que rebuscar vendiendo vasos, broches porque no podía jugar, Gimnasia era dueño de mi pase y me declaró intransferible y me retiré para dedicarme a ser entrenador».

Afirmó: «Catamarca a mi me abrió las puertas y por eso la defiendo y me siento un catamarqueño más. Yo la tuve que luchar siempre desde chico y hubo gente que me supo ayudar y orientar».

Su etapa como entrenador: «Yo en ese momento estaba pasando por mucha necesidad, no tenía trabajo y bueno la gente de Policial me hizo la propuesta de entrar a alguna repartición a cambio de entrenar y tuve la posibilidad de entrar a la policía. Me gustaba entrenar y en ese momento a la vez la vivía de otra manera porque yo estaba en condiciones de seguir jugando pero por un problema contractual no podía».

Habló de un gran jugador catamarqueño, Ramón Naranjo: «En el 1972 cuando estaba en Gimnasia de Jujuy que tenía tremendos jugadores, se hizo el comentario que llegaba un catamarqueño que estaba jugando en Tucumán y era Ramón Naranjo. En un amistoso, Gimnasia goleó por 6 a 2 a Atlético Tucumán, le tocó debutar a Ramón y convirtió cuatro goles. Un monstruo la verdad, un jugador de otro nivel».

Dio su concepto sobre el por qué cree que Catamarca no da el salto a una categoría mayo o salen más jugadores: «Acá hay un problema de base, de formación en las Inferiores. Si no se le da la importancia que merece y un trabajo dirigencial serio es imposible que podamos llegar. Muchas veces compensamos con jugadores de otro lado para jugar los torneos federales y nos damos que no son superiores a los nuestros. Ahora hay una camada de entrenadores que por suerte tienen otra mentalidad».