En la Catamarca de 1937, un 25 de junio, nacía el Club Defensores del Norte. Hoy, esta emblemática institución está cumpliendo 83 años de vida.
A pesar de que nunca se pudo contar con el acta fundacional, las personas que pueden narrar la historia por su edad, dicen que el club nació en el Barrio Norte, y que Defensores del Norte fue fundado un 25 de junio de 1937 y que el puntapié inicial fue en la Iglesia de Choya, otro punto de referencia fue la casa de Doña Ofelia Esparza, señora querida y respetada vecina considerada el “alma mater” de la institución, dicen también los estudiosos que fue en la biblioteca de Don Patricio Saseta ubicada en calle Maipú y Perú, lugares que dieron inicio para dar vida a la base de la fundación.
En el corazón de los pioneros del club aún viven las emociones y los recuerdos. Muchos de ellos ya se fueron, pero otros dieron continuidad a la gran familia “Albiverde”, asentada en el populoso Barrio Norte, que venía a cristalizar un viejo sueño de respetados vecinos y dirigentes que con pasión y entusiasmo colocaron la piedra fundamental para que surja esta emblemática institución. En los primeros años de vida, en la actividad del fútbol la gran mayoría de los jugadores provenían del club que funcionaba con el nombre de Argentino del Norte, que actuaba con rotundo éxito en los torneos de barrios de los años ´30.
También integraron los primeros equipos de Defensores del Norte muchos que provenían del Club Mitre, que después llevó al nacimiento del club Juventud Unida de Santa Rosa. Por cierto que detrás de los jugadores estaban los dirigentes o vecinos que colaboraban con el club, no tan sólo eran hombres sino que había muchas mujeres y especialmente familias. En el año 1940, el club se afilió a la Liga Catamarqueña de Fútbol jugando primero en la División B para ascender al círculo superior en el año 1956.
Como se dijo en el principio, el Club Defensores del Norte estaba en sus inicios en la “parte final” de la zona Norte de la ciudad Capital, cuando decíamos que la ciudad estaba dentro de “los cuatro Boulevares”. Hoy, en el año 2020, el club está en pleno centro de la Capital.
Así como progresó la ciudad, el club también lo hizo.
Hoy, Defensores del Norte cuenta con un Campo de Deportes ubicado en calle Maximio Victoria 930 y como destino de la vida está frente de la Iglesia de Choya, la misma dónde la historia dice que el club dio sus inicios. En el Campo de Deportes se practican distintas actividades, como fútbol masculino y femenino, hockey, ciclismo, atletismo, judo y distintas actividades sociales y culturales.
En la actualidad y a pesar de la difícil situación que atraviesa el mundo por la pandemia del coronavirus, el Club Defensores del Norte tiene el orgullo de haber terminado la construcción de un tinglado de 40×26 metros con piso alisado y que servirá para hacer nuevas prácticas como vóley, básquet, fútbol 5 y otras disciplinas.
Además, en otras obras, la dirigencia está realizando el cambio total de la instalación eléctrica y el pintado de la casa del club. Hace uno días también se finalizó con el desmalezamiento del predio, con la gran ayuda del intendente de la Capital, Gustavo Saadi, bajo la fiscalización del ing. Castillo.
Por la atención de la pandemia, hoy el club está sin actividad, estando a la espera que se puedan autorizar los entrenamientos para dar inicio a todas las disciplinas deportivas. Desde la actual dirigencia quisieron recordar este nuevo año de vida con una reflexión de Orlando Arréguez que señala:
“Es duro trabajar sembrando la semilla y cuidarla, pero es agradable sembrar la cosecha. Es duro transitar el tiempo de estudios, pero es agradable recibir el título y la aprobación. Es duro realizar el esfuerzo para construir la casa, pero es agradable poseer la casa propia. Es duro realizar cualquier esfuerzo, pero es agradable gozar del fruto de ese esfuerzo. Todo esto vale para éstos 83 años de vida institucional”.