La joyita puntana, con destino nacional

Tras cuatro años vistiendo la camiseta del verde puntano, Brahian Cuello le dice adiós y muchas gracias a Sportivo Estudiantes que vendió su pase hacia Almagro que milita en la Primera Nacional.
La venta del volante o extremo derecho representa el cierre de un círculo perfecto para cualquier institución, que lo reclutó en uno de los viajes de prueba al interior provincial, lo potenció y disfrutó futbolísticamente primero en Inferiores en los torneos de AFA y luego en Primera, hasta que lo transfirió sacando un rédito económico.
El vicepresidente de Estudiantes, Martín Decena, confirmó que la operación se concretó por dos millones de pesos brutos ($2.000.000) por el 80 por ciento del pase del jugador, es decir que Estudiantes se reserva un 20 por ciento para una futura venta del jugador. Se trata de la mejor venta de la historia para Estudiantes, cuya última transferencia había sido la del goleador paraguayo Roberto Moreira Aldana que se fue al Motagua de Honduras por una cifra cercana a los 700 mil pesos.

El fútbol de San Luis tiene la mayor venta justamente en el clásico rival de Estudiantes, Juventud Unida Universitario. El año pasado vendieron al volante central Federico Illanes por quinientos mil dólares (U$$ 500.000) a Veracruz de México.

 
Brahian jugó 87 partidos oficiales en el club (78 entre torneos Federal, Nacional B y nueve por Copa Argentina) y marcó nueve goles, con los que se ganó el elogio generalizado de los entrenadores que lo dirigieron. Quizás el que más destacó las virtudes de Cuello fue Sebastián Rambert, quien lo dirigió poco (22 partidos en Estudiantes  en el 2016), pero le bastó para que lo nombrara como «el jugador del futuro».
 
Brahian Cuello jugó 21 partidos en el Torneo Federal A y convirtió dos goles.