Mikaela Rojas, preparada de volver al tatami después de una lesión y la panemia

La laureada judoca catamarqueña Mikaela Rojas espera volver al tatami en los próximos días. Desde el lunes tendrá un campus de entrenamiento con la Selección Argentina en Buenos Aires, preparativo para una Copa Panamericana, que será el 17 de mayo en Colombia, más un Panamericano a fin de mes.

Pero eso sí, necesitará el “permiso” de su rodilla para combatir.  “Me hice un esguince en la pretemporada”, contó. “Ya terminé de hacer las rehabilitaciones en el kinesiólogo, pero me duele un poco, así que tengo que ir viendo en el campus cómo me siento. Porque si me exijo mucho me puedo cortar los ligamentos”, soltó con cierta preocupación.

En la Selección saben de esta afección, y que la tienen que cuidar. Conocen de la valía de esta “Pequeña Gigante” que emocionó al país en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

“Mika” viajará el domingo en colectivo, necesita un estudio PCR y dijo que como siempre cuenta con el apoyo de su familia y de su profesor, Manuel Romero. “Solo me dicen que tenga cuidado porque hay muchos casos de coronavirus y tienen un poco de miedo”, contó.

Pero la preocupación de fondo es que tiene pocos entrenamientos encima, por esto de la lesión, y después de un año sin competencias, debe afrontar el cambio de categoría.

“Entro a Junior, este año recién voy a empezar a competir. Obviamente entreno al 100% pero estoy viendo si voy a competir o no”, se sinceró.

“Me vengo preparando bien, voy a la tarde al gimnasio, después a judo. Pero recién esta semana volvimos a entrenar, se paró la semana anterior cuando paró todo”, comentó Rojas.

“Mi profe está contento, apoyándome como siempre, y queremos competir, pero todo depende de la rodilla. El Panamericano de Colombia te da 500 puntos si salís primera, 300 segunda y 250 tercera. Es lo más importante para sumar y a partir de ahí buscar entrar entre las siete mejores del ranking para ir a otro Panamericano”, explicó.

Sin ayuda privada

Rojas terminó en la quinta colocación en Buenos Aires 2018. Fue furor, noticia a nivel nacional, y hasta se dio el gusto de recibir indicaciones y consejos de su ídola, Paula Pareto. Trajo para Catamarca un diploma olímpico de su participación.

La catamarqueña, en ese entonces con 15 años, había sido superada por la croata Ana Viktorija Puljiz en el combate por la medalla de bronce de la categoría hasta 44 kilos. Era un orgullo que estuviera ahí.

Pero lamentablemente, como sucede en la gran mayoría de los casos, ninguna empresa privada se acercó para apoyarla.

“Tengo la beca de la Municipalidad de la Capital desde hace tres años, y a los campus que fui me ayudó la secretaria de Deportes (Sylvia Jiménez). Me deseó suerte y me dijo que cuento con ella, eso está buenísimo. Pero ninguna empresa privada”, dijo, con algo de desilusión. Y no es para menos.

Pero lo suyo pasa por otro lado, por practicar el deporte que ama. “Lo disfruto, me gusta una banda entrenar y hacer judo”, finalizó. Lo demás, a lo mejor, llega solo.