Los protagonistas silenciosos, toda una vida entregada de "Tito" Arroyo a Policial (AUDIO)

En los clubes siempre hay una persona que deja su vida por la institución  que desde que se levanta hasta que se acuesta piensa en su trabajo.
Es una persona que todos lo conocen, pasan planteles, técnicos y esa persona sigue estando. Si decimos el nombre de José Arroyo más conocido como «Tito», es sinónimo de amor incondicional en el Atlético Policial.
Arroyo hizo de todo en Policial, pionero en la actividad de masajista, cumplió por muchos años esa labor en el club. Le pareció poco hacer eso y también lavaba la ropa de los planteles y hacia de utilero.
Un trabajo poco reconocido no solo acá sino que sucede hasta en los clubes más grandes del país, pero a ellos no les importa, solo aman a su club. En diálogo con el programa «La Deportiva» del colega Hugo Chacón, Arroyo habló de su labor y de todo lo que le dio al «Matador».
«Yo llegué a Policial de una forma inedita porque yo estaba en Salta y mi vieja trabajaba en el registro civil y me iba a tocar hacer el servicio militar en Salta y como cambiaron el domicilio me mandaron para acá. Me vine y así comencé a vivir en Catamarca», comenzó diciendo.
Siguió: «Mi Policial estaba casi cerca de mi casa. Compramos un lote que en esa época estaba el concejal Barboza, yo quería comprar tres lotes después del hotel Güemes pero era mucho gasto para Policial. Recibimos la plata que nos consiguió Barboza y compramos en la Buenos Aires donde es la sede actual del club», se refirió a cómo luchó por el terreno donde hoy es la sede de la institución.
La particularidad de esto es que la idea principal era que se haga la sede en avenida Güemes y calle Junin donde hoy funciona una estación de servicio. Al ser un costo elevado para adquirirlo, compraron el terreno en la calle Buenos Aires. Casualidad o causalidad, dirigentes de Policial en algunas oportunidades se reunían en la estación de servicio.
Sus inicios trabajando en el club: «Yo inesperadamente comencé a trabajar con el fútbol. La mayor de los jugadores eran de la zona, en esos tiempo peleamos varios primeros puestos».
«Yo no estuve en los primeros tiempos de Policial, comencé a estar desde el 1954. Me gustaba como jugaba Bambicha, «El Suri» Gutiérrez, «Pupu» Ponce, «Pepe» Sánchez, Ramón Ormachea. La mayoría era de la zona y así trabajábamos de a poco y comenzamos a progresar con gente de la Comisión», continuó.
Los recuerdos en el vestuario siendo masajista: «El Finado Sigampa era el más demandante (risas). Muchos se masajeaban antes de jugar, eramos casi todos vecinos».
Contó una anécdota con Luis «El Mortadela» Burgos: «El vivía por la Güemes y yo por el pasaje Felipe Varela. El me prestó la bicicleta para alcanzarla a una chica que bajaba por la Güemes y esa chica hoy en día es mi esposa (risas). Justo pasaba la chica y no sabía que hacer y la acompañé hasta el hospital de niños y ahí la abrace, la besé y no la solté más hasta ahora».
Los recuerdos de los partidos con Vélez: «Que lindos eran los partidos con Vélez, creo que estamos parejos en el historia, eran lindas épocas. Se jugaban partidos muy lindos».
Los partidos de antes: «Se jugaba por la camiseta, la plata producía problemas y todos eran buenos changos. Tengo lindos recuerdos de muchos jugadores».
«Yo llegué a lavar la ropa de Policial por muchos años. Mi suegra confeccionó camisetas también, era hincha de Policial. Hay una anécdota con «El Suri» Gutiérrez que la gente en un partido me gritaba que lo saque porque estaba pata para arriba y sabia ser que mi suegra le había cocido el número al revés (risas)».
Escuchá la nota acá